PERROS Y ALGO MAS

LoS pErRoS a TrAvÉs DeL aRtE

LoS pErRoS a TrAvÉs DeL aRtE

LoS pErRoS a TrAvÉs DeL aRtE

LoS pErRoS a TrAvÉs DeL aRtE

LoS pErRoS a TrAvÉs DeL aRtE

LoS pErRoS a TrAvÉs DeL aRtE



Si bien los hombres han utilizado al perrosdurante más de 10,000 años, éste no aparece en el folklore hasta hace relativamente poco. En la trilogía de religiones mundiales, a saber el judaísmo, el cristianismo y el islamismo, el perro rara vez se menciona, y cuando se hace, la referencia es negativa.


Hay dos excepciones: La antigua Persia y China, donde los perros abundan en folklore y superstición primitiva; en efecto, los perros se utilizaban regularmente en rituales religiosos. No es una coincidencia que en esas religiones tuvieran lugar algunas de las primeras y más importantes crias de perros.


Durante la época del Renacimiento, aparecieron retratos detallados de perros en el arte mitológico, alegórico y religioso de toda Europa, como un accesorio del sujeto principal. Ticiano (1487-1576), en su retrato titulado Giovanni dell’ Acquaviva, pintó a un perro tipo Retriever pensativo con un realismo soberbio. Leonardo da Vinci realizó estudios anatómicos detallados sobre el perro, pero más como científico que como artista.

El perro puede enorgullecerse de haber sido el primer animal domesticado. Es la criatura doméstica más abundante, vive en todos los lugares donde viven sus compañeros humanos y supera al resto de animales domésticos en número de razas.
No hay duda que los primeros pobladores de Eurasia estaban acostumbrados a los lobos, pues las dos especies surgieron en el mismo territorio, cazaban los mismos animales e incluso aprovechaban las sobras de las comidas del otro. Ambas especies eran inteligentes e ingeniosas y vivían en grupos bien estructurados.

Llegó un momento en el que estas similitudes, que podían haber dado lugar a una lucha abierta, se convirtieron en una especie de cooperación, parece ser que los humanos se aprovechaban de la facilidad con que los lobos localizaban las presas y les conducían a ellas mientras que los lobos aprendieron que los campamentos de los humanos eran una fuente inagotable de huesos, despojos y otros residuos comestibles. Los humanos empezaron a quedarse con las crías de estos merodeadores de campamentos, a domesticarlos y a criarlos, así, hace aproximadamente 12.000 años, surgió una línea de perros de compañía que vivía con el hombre.

Esta hipotética derivación del perro desde el lobo debió ocurrir repetida e independientemente allí donde los humanos y los lobos estuvieron en contacto directo. Sin embargo, parece ser que algunas razas de lobos de la Península Arábiga, India y China fueron especialmente propensos a asociarse con los humanos.

siguiente página

Puedes encontrar mas información sobre perros y cuidados en la página de Internet www.mypetstop.com


Mandanos tus comentarios o dudas al correo electrónico: ranimaz_sin@hotmail.com